Tras incendio en Catedral trasladan imagen de la Virgen del Rosario para su limpieza

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 17 Ene. 20 (ACI Prensa).-
La imagen de Nuestra Señora del Rosario, venerada en la Catedral que lleva su mismo nombre en la Diócesis de Valdivia, sur de Chile, fue trasladada el 16 de enero para iniciar trabajos de diagnósticos y limpieza.

El traslado obedece a la situación en que quedó el templo luego del incendio ocurrido el pasado 13 de enero en la techumbre, hecho que es investigado por los expertos y que en forma inmediata fue descartado como intencionalidad por parte de terceros.

Si bien el valioso patrimonio cultural que custodia la iglesia no fue comprometido por el agua o las llamas, se tomaron precauciones como la decisión de trasladar el Santísimo y la imagen mariana patrona de la ciudad.

En este caso, la imagen de Nuestra Señora del Rosario solo presentaba suciedad por lo que se procedió a desmontar y trasladarla desde su retablo a un lugar seguro.

El equipo dirigido por Tanya Wageman junto a profesionales de la Dirección Museológica de la Universidad Austral de Chile será el encargado de velar por la imagen que data de la época de la colonia. 

Los días siguientes al incendio, personas de buena voluntad realizaron labores de limpieza y remoción de escombros en el presbiterio y el piso de la nave principal, dejando habilitada la Catedral.

Al principio las Misas del mediodía se realizaron con luz alternativa y el jueves se restableció el servicio eléctrico. 

La imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de la ciudad de Valdivia, fue elaborada en los talleres de los mejores maestros españoles del siglo XVII.

La efigie llegó a la ciudad en 1647 y se creó una cofradía para su veneración. Además cada 12 de septiembre, fiesta de Nuestra Señora del Rosario, organiza la procesión y grandes festejos populares con la comunidad.

La imagen ha sido intervenida en varias ocasiones de acuerdo a la época y a los daños provocados por incendios, terremotos, inundaciones.

La última restauración se realizó en Santiago de Chile el año 1997.