Obispos piden actuar con cautela ante avance del coronavirus

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 24 Ene. 20 (ACI Prensa).-
Los obispos de Filipinas pidieron a la población actuar con cautela ante el avance del coronavirus, que ya ha afectado a varios cientos de personas en China y que se está expandiendo a otros países.

Mons. Oscar Florencio, del comité de salud del Episcopado Filipino, pidió a sus compatriotas ser prudentes, especialmente si creen que podrían haber contraído la enfermedad.

“Antes que nada tenemos que ejercer la prudencia, personal y colectivamente. Si alguno cree que necesita ir al médico porque tiene algún síntoma que podría ser del coronavirus, por favor sea prudente y vaya, para que podamos detener la enfermedad de inmediato”, dijo el Prelado según informa Ucanews.   

A finales de diciembre se reportó un brote del coronavirus en la ciudad china de Wuhan. Algunos de los síntomas son fiebre, tos, dificultad para respirar. También puede generar neumonía, fallas renales y el síndrome de respiración aguda severo.

Hasta el día de hoy se calcula que unas 830 personas han sido diagnosticadas con el virus y el número de fallecidos se elevó a 26 en China. Además, las ciudades de Wuhan, Huanggang y Ezhou, han sido cerradas con restricciones de trenes y aviones.

El virus también ha sido confirmado en Tailandia, Corea del Sur y Japón. Esta semana un hombre de 30 años fue detectado con la enfermedad en el estado de Washington.

En Filipinas, un niño de cinco años ingresó a un hospital de Cebú con síntomas que podrían ser del coronavirus.

“Debemos ser muy vigilantes porque somos responsables del bien de la mayoría. Hagamos las cosas bien pero no generemos pánico”, exhortó el Prelado, según informa el Manilla Bulletin.

Por su parte, Mons. Ruperto Santos, Obispo de Balanga, alentó a los fieles a rezar la siguiente oración:

Oramos para que controles y prevengas una epidemia global del coronavirus.

Fervientemente te pedimos que muestres tu poder

y detengas la rápida expansión de este virus mortal.

Manifiesta tu presencia a quienes ya han sido infectados.

Dales esperanza y valor.

Y que tus manos milagrosas y sanadoras estén sobre ellos.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA