Obispos panameños animan a fortalecer la familia y distribuir equitativamente la riqueza

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

PANAMÁ, 11 Ene. 20 (ACI Prensa).-
Al concluir su Asamblea Ordinaria N° 211, la Conferencia Episcopal Panameña (CEP), hizo un llamado a fortalecer la familia, “fundada sobre la unión del hombre y la mujer”, así como a promover una distribución equitativa de la riqueza.

En un comunicado publicado al final de la Asamblea Ordinaria, realizada del 6 al 10 de enero de 2020, los obispos panameños destacaron que “estamos por cumplir un año de haber vivido en nuestra Iglesia en Panamá la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), experiencia que nos ayudó a descubrir la capacidad de acogida y organización de nuestro pueblo”.

“Fue un momento histórico en el que experimentamos la presencia de Dios, a través de la persona del Santo Padre y de miles de peregrinos de diversos lugares del mundo”.

Para los obispos, uno de los frutos de la JMJ Panamá 2019 “ha sido volver la mirada sobre la nobleza y riqueza que tiene nuestra gente y de todo el potencial de nuestros jóvenes, quienes fueron el alma y la alegría de esta JMJ”.

En esta línea, invitaron a los jóvenes de todo el país a participar “en el Encuentro Nacional de Renovación Juvenil, que se realizará del 23 al 26 de enero de 2020, en Chitré”.

Los obispos también destacaron que “ante los retos que nos plantea la sociedad y la cultura actual, la Iglesia en Panamá se prepara para la realización de la IV Asamblea Nacional de Pastoral”, en 2021.

Más adelante, la CEP reafirmó que “la familia, fundada sobre la unión del hombre y la mujer, es la base de la sociedad donde se aprende, desde el inicio de la vida a reconocer, valorar y relacionarse con los otros a través del respeto, de un amor gratuito e incondicional, a encontrar sentido y propósito en la vida, a asumir responsabilidades en el bien común”.

“Sin embargo, no todas las familias logran cumplir su misión por diversas situaciones. En una sociedad que implanta una cultura del descarte y la desvalorización del ser humano, apostar por la unidad de la familia es apostar por una fuente inagotable de sabiduría, y por la supervivencia de la sociedad”, subrayaron los obispos.

También expresaron su preocupación por la violencia en Panamá, exhortando a que la lucha contra la delincuencia no se reduzca “a operaciones represivas y punitivas, ha de ir siempre acompañada de un análisis serio de los motivos subyacentes que la originan, así como la concreción de políticas de prevención y seguridad”.

Los obispos panameños destacaron además en su mensaje que “sentimos la urgencia de proponernos un exhaustivo diagnóstico de la realidad social que hemos abordado de manera reiterada en otros comunicados, pero aun hoy las comunidades siguen clamando para que haya justicia social y distribución más equitativa de los bienes, ya que a pesar del crecimiento económico que ha favorecido a un pequeño grupo, sigue excluyéndose a un gran segmento de nuestros hermanos”.

La CEP destacó que “ante un panorama que nos pueda parecer poco esperanzador, exhortamos a todos a vivir con la certeza de que es posible edificar un Panamá, con la conciencia de poner todos de nuestra parte, con alegría y esfuerzo, que nuestro país cuenta con todos. Seguros de que Dios no nos abandona, camina al lado de su pueblo y nos bendice”.

“Que Santa María La Antigua, nuestra Madre, siga intercediendo por nuestro pueblo y nos ayude a hacer presente el Reino que su Hijo nos confió”, concluyeron los obispos.

Para leer el texto completo, puede ingresar AQUÍ.