Obispos de Venezuela piden ayuda y así ha respondido esta fundación

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 11 Dic. 19 (ACI Prensa).-
Ayuda a la Iglesia Necesitada ha respondido a la petición de ayuda del Cardenal Baltazar Porras, Administrador Apostólico de Caracas (Venezuela) con la campaña “Yo contigo Venezuela”, ante “la situación de absoluto colapso y necesidad generalizada” que se está viviendo en este país.

En la presentación de esta campaña en Madrid (España) estaba presente Mons. Juan Carlos Bravo, Obispo de Acarigua-Araure, que aseguró que actualmente no se puede vivir “sin la ayuda exterior, de organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) que nos está apoyando con rapidez y generosidad. Nos ayudan a dar de comer a la gente y proveer lo que necesitan las religiosas y sacerdotes, pero sobre todo están apoyando a generar fraternidad».

Mons. Bravo dijo que “el pueblo venezolano es un pueblo indefenso. Las iglesias se han convertido en un lugar de encuentro. Son hospitales de campaña, de los que habla el Papa Francisco, donde se da de comer a miles de personas, se atiende a los niños y enfermos. Nuestro destino es el destino de los pobres y en esto la Iglesia es muy respetada porque llegamos donde otros no llegan”.

Según los datos que presentaron en Ayuda a la Iglesia Necesitada, al menos el 15% de la población, es decir, unos 4,5 millones de personas, ha huido de Venezuela; el 30% de los niños sufren problemas de desnutrición y el 60% de las familias busca alimento en la calle.

Unos datos que retratan la pobreza y carestía que está sufriendo la población y que califican como “una crisis humanitaria sin precedentes”, ante la que la Iglesia local está desbordada atendiendo y sirviendo a los más necesitados.

Según precisan en un comunicado, la labor caritativa y asistencial de la Iglesia venezolana ha crecido exponencialmente; por eso, ACN quiere recaudar fondos para seguir apoyando los comedores sociales que dependen de la Iglesia, así como proyectos de construcción de pozos de agua potable para colegios e instituciones eclesiales o generadores eléctricos ante los continuos cortes de electricidad que sufre el país.

Además explican que siempre que se apoya a un presbítero o a una religiosa, también se sostiene a toda su comunidad; por eso tiene previsto ofrecer una ayuda de subsistencia a más de 1.285 sacerdotes de prácticamente todas las diócesis de Venezuela, así como a las religiosas de las numerosas congregaciones que han decidido quedarse en el país para ayudar en todo lo posible.

Otras de las necesidades que las comunidades locales solicitan cubrir son el mantenimiento y reparación de los coches, ya que no hay vehículos nuevos y el precio de los recambios es muy elevado, y los necesitan para seguir llevando esperanza a las pequeñas aldeas y atender a los enfermos. 

Más información sobre la campaña “Yo contigo Venezuela” y cómo ayudar AQUÍ.