Fieles acuden a limpiar iglesia atacada y saqueada en Chile

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 11 Nov. 19 (ACI Prensa).-
Decenas de fieles llegaron la mañana del sábado 9 de noviembre a la parroquia La Asunción en Santiago de Chile para limpiar y ordenar la iglesia que fue atacada por manifestantes el día anterior.

Mientras se desarrollaba el viernes una nueva manifestación en Santiago de Chile, un grupo de encapuchados forzó el ingreso de la parroquia La Asunción para robar las bancas, confesionarios e imágenes religiosas y armar con estos unas barricadas.

En su interior, los atacantes pintaron grafitis en los muros, pilares y el altar con fuertes consignas e insultos hacia la Iglesia. Luego se dirigieron a quemar la Universidad Pedro de Valdivia que se ubicaba al frente de la calzada.

Los jóvenes y adultos que llegaron al día siguiente al templo, limpiaron y reunieron algunos trozos de las imágenes destruidas, recogieron los vidrios rotos, entre otras acciones. 

El párroco, P. Pedro Narbona, agradeció el apoyo de quienes estuvieron pendientes durante el ataque y también de la solidaridad generada.

“Se despertó una corriente de vida solidaria, de preocupación, de oración, de venir hoy día, de traer materiales y dejar horas de hacer sus cosas personales para ayudarnos a sacar todo lo sucio”, señaló.

Junto con manifestar su dolor por lo sucedido, el P. Narbona expresó que la Iglesia “se construye con piedras vivas, que son quienes vinieron a ayudar. Aunque quede un solo cristiano católico apostólico romano que viva coherentemente su fe y su amor a Jesucristo, va a existir la Iglesia católica, porque la Iglesia es más que las tablas».

Hortencia Cereceda, vecina de la parroquia desde hace 20 años y una de las voluntarias que acudió a limpiar, manifestó que presenciaron lo sucedido “con mucho dolor. Intentamos dialogar con las personas que vinieron a saquear, pero no fue posible”.

“Ahora queremos ser un aporte para limpiar y que esta parroquia vuelva a ser un lugar de encuentro. La Iglesia no son las paredes, somos todas las personas que queremos un cambio. Tenemos que volver a encontrarnos, tenemos que entender que la violencia no es la forma para solucionar. Yo estoy por reconstruir un concepto de país unido y en paz», expresó a comunicaciones del Arzobispado de Santiago.

 

«Vine hoy porque creo que es un deber como cristianos de ayudar en estos momentos difíciles que esta viviendo la iglesia de manera injusta», Francisco Hortal. pic.twitter.com/TyWjAWbbjM

— Iglesia de Santiago (@Iglesiastgo) November 9, 2019

 

El domingo 10 de noviembre, el P. Narbona junto al vicario de la Zona Centro, P. Francisco Llanca; el Obispo Auxiliar de Santiago, Mons. Cristián Roncagliolo; y decenas de fieles se reunieron en el templo para realizar una liturgia de reparación. Además de orar y pedir perdón a Dios, los fieles besaron la imagen de un Cristo Crucificado que se salvó del ataque y rezaron el Mes de María, que comenzó el 8 de noviembre en el país.

Otras iglesias atacadas durante estos días de manifestaciones han sido la Catedral de Valparaíso y la parroquia Santa Teresa de Los Andes en Punta Arenas. En tanto, otros templos han sido apedreados y rayados en sus muros exteriores.