El Tribunal Superior de Australia escuchará la apelación del Cardenal Pell

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

VATICANO, 13 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El Vaticano confirmó este miércoles 13 de noviembre su confianza en la justicia australiana con motivo de la decisión del Tribunal Superior australiano de escuchar la apelación del Cardenal George Pell, sentenciado el pasado 13 de marzo a seis años de cárcel por abusos sexuales de dos menores en 1996.

Según un comunicado difundido por el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni, “la Santa Sede, reafirmando su confianza en la justicia australiana, toma nota de la decisión del Tribunal Superior australiano de acoger la petición de apelación presentada por el Cardenal George Pell, consciente de que el Cardenal siempre ha defendido su inocencia”.

Además, explicó que “la Santa Sede reafirma, una vez más, su cercanía a todos los que han sufrido debido a los abusos por parte de miembros del clero”.

El Cardenal Pell, que fue Prefecto de la Secretaría para la Economía del Vaticano, siempre defendió su inocencia. Sin embargo, el tribunal que lo juzgó lo encontró culpable el 11 de diciembre de 2018 de las acusaciones de abusos que se habrían cometido después de una Misa cuando era Arzobispo de Melbourne.

Una primera apelación, presentada ante el Tribunal de Apelaciones de Victoria, fue rechazada el pasado 21 de agosto y la apelación ante el Tribunal Superior es la última opción que tiene el Cardenal de defender su inocencia.

El principal argumento de la defensa de Pell, y que causó la división de los jueces que evaluaron su primera apelación, tiene como elemento central la cuestión de si la evidencia en que se basa la condena es irrazonable e imposible.

En concreto, la defensa afirma que resulta imposible que el Cardenal hubiera podido mover o levantar sus vestimentas litúrgicas después de la Misa, como defiende el demandante, para cometer los abusos.

Según la acusación, el entonces Arzobispo Pell habría cometido los abusos sexuales cuando estaba totalmente vestido con su atuendo de Misa. La defensa argumenta que se trata de una acción físicamente imposible de producirse.

Con motivo de esta nueva apelación ante el Tribunal Superior, la Archidiócesis de Sydney difundió una declaración del Arzobispo, Mons. Anthony Fisher, en la que recuerda que “el Cardenal siempre ha mantenido su inocencia, y continúa haciéndolo”.

Señala también que “la división del Tribunal de Apelaciones al emitir sentencia refleja una división existente dentro del jurado, de los analistas jurídicos y de nuestra comunidad”.

“Muchas cuestiones permanecen abiertas, y resulta apropiado que sean examinadas por nuestro Tribunal Superior. Por el bien de todos los involucrados en este caso, espero que la apelación se escuche lo antes posible. La Iglesia continuará ofreciendo apoyo pastoral al Cardenal mientras permanezca en prisión esperando la valoración de su apelación y a todos los demás afectados por la decisión de hoy”.