El Papa pide rezar por Bolivia y Evo Morales anuncia nuevas elecciones

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 10 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El Papa Francisco pidió a los fieles rezar por la situación por la que atraviesa Bolivia ante la crisis generada luego de las elecciones del pasado 20 de octubre que desencadenó una serie de protestas ante la posibilidad de un fraude cometido por el gobierno de Evo Morales.

“Deseo confiar a sus oraciones también la situación de la amada Bolivia, cercana a mi patria (Argentina)”, dijo el Santo Padre luego del rezo del ángelus este domingo 10 de noviembre en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

“Invito a todos los bolivianos, en particular a los actores políticos y sociales, a esperar con espíritu constructivo y sin ninguna condición previa, en un clima de paz y serenidad, los resultados del proceso de revisión de las elecciones que está actualmente en curso”, indicó el Papa Francisco.

El pedido del Papa se dio el mismo día en que Evo Morales anunció la realización de nuevas elecciones.

Según informan medios internacionales, el presidente dio la noticia tras la publicación de un informe preliminar de la auditoría que está haciendo la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que se mencionan varias irregularidades.

La OEA determinó que era estadísticamente improbable que Morales hubiese ganado por el margen de 10% que necesitaba para evitar una segunda ronda electoral, indica BBC Mundo.

La auditoría también encontró actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas. En el informe de 13 páginas se señala que en muchos casos no se vigilaron bien las actas y se manipularon los datos.

El anuncio de las nuevas elecciones se da luego que este sábado Morales denunciara que la casa de su hermana en la ciudad de Oruro fue incendiada, así como las viviendas de los gobernadores de esa región y de Chuquisaca.

“Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad”, dijo Morales en su cuenta de Twitter.

Un día antes, el viernes 8, diversas unidades de la policía se manifestaran en contra de Morales en ciudades como Cochabamba, Sucre, Santa Cruz, Chuquisaca, Beni, Potosí, Oruro y La Paz, precisando que no se enfrentarían a los civiles en las protestas en contra de Morales.

Los enfrentamientos se generaron tras la reanudación del escrutinio tras las elecciones, con lo que se daba una ventaja a Morales que no tenía antes de la pausa del conteo, que hacía innecesaria una segunda vuelta que debía realizarse con el candidato Carlos Mesa.

La oposición, encabezada por los comités cívicos, exige la renuncia de Morales y la convocatoria de nuevas elecciones. Por su parte, el presidente que lleva ya 13 años en el poder se ha proclamado vencedor y denuncia un intento de golpe de Estado.

Las protestas de los últimos días han dejado al menos tres muertos, decenas de heridos y cientos de detenidos.

El 8 de noviembre los obispos de Bolivia publicaron un comunicado en el que condenaron la violencia y llamaron “a optar por el diálogo sincero y honesto, único camino responsable y efectivo para solucionar nuestros problemas” y para que no haya “ni un muerto más”.