El Papa Francisco encomienda a la Virgen María su viaje apostólico a Tailandia y Japón

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

VATICANO, 19 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El Papa Francisco visitó este martes la Basílica de Santa María la Mayor en Roma para encomendar su próximo viaje apostólico a Tailandia y Japón que realizará del 19 al 26 de noviembre.

“Esta mañana, antes de su viaje a Tailandia y Japón, el Papa Francisco estuvo en oración en frente del ícono de la Virgen Salus Populi Romani en la Basílica de Santa María la Mayor”, informó la Oficina de Prensa del Vaticano en su cuenta de Twitter.

This morning, before his journey to #Thailand and #Japan, #PopeFrancis was in prayer in front of Our Lady Salus Populi Romani in the Basilica of St Mary Major pic.twitter.com/0n9tgGeska

— Holy See Press Office (@HolySeePress) 19 de noviembre de 2019

El Pontífice tiene como costumbre rezar ante este antiguo ícono mariano con la advocación de la Salus Populi Romani (Protectora del pueblo romano) antes de iniciar y después de concluir sus viajes internacionales.

Tailandia es un país mayoritariamente budista. El 95% de la población sigue esta religión. La principal minoría religiosa es la musulmana, con un 4% de fieles. Los católicos representan solo el 0,59% de la población.

En un video mensaje dirigido al pueblo de Tailandia, el Papa Francisco destacó que este país “ha trabajado mucho para promover la armonía y la coexistencia pacífica, no solo entre su gente sino en toda la región del sudeste asiático”.

En esta línea, el Santo Padre indicó que espera “fortalecer los lazos de amistad que compartimos con numerosos hermanos y hermanas budistas que dan testimonio elocuente de los valores de la tolerancia y de la armonía que son tan características de vuestro pueblo”.

Además, el Papa Francisco envió otro video mensaje al pueblo de Japón en el que recordó el tema elegido para su visita: “Proteger toda Vida” y explicó que “este fuerte instinto, que resuena en nuestro corazón, de defender el valor y la dignidad de toda persona humana, adquiere una importancia particular ante las amenazas a la coexistencia pacífica que hoy día el mundo tiene que enfrentar, especialmente en los conflictos armados”.

“Confío en que mi visita los aliente en el camino del respeto mutuo y del encuentro que conduce a una paz segura y que dura en el tiempo, que no vuelve atrás. La paz tiene eso de lindo, que cuando es real, no retrocede: se la defiende con los dientes”, señaló el Papa.