El Papa destaca las capacidades evangelizadoras de nuevo santo portugués

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

VATICANO, 10 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El Papa Francisco destacó las facultades como evangelizador y pastor de San Bartolomeu Fernandes dos Mártires, santo portugués que vivió en el siglo XVI y que fue elevado a los altares por medio de la canonización equivalente.

“Hoy en Braga, Portugal, se celebra la Misa de acción de gracias por la canonización equivalente de San Bartolomeu Fernandes dos Mártires”. “El nuevo Santo fue un gran evangelizador y pastor de su gente”, dijo el Santo Padre este domingo 10 de noviembre luego del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

La canonización de San Bartolomeu dos Mártires, como es conocido el nuevo santo, se produce mediante la fórmula de canonización equivalente.

Según un artículo publicado el 12 de mayo de 2012 en L’Osservatore Romano, se recuerda que la doctrina sobre la canonización equivalente la fijó el Papa Benedicto XIV en su obra De Servorum Dei beatificatione et de Beatorum canonizatione.

En ella se explica que la canonización equivalente se produce “cuando el Papa extiende preceptivamente a toda la Iglesia el culto de un siervo de Dios que no ha sido canonizado todavía, a través de la inserción de su fiesta, con misa y oficio, en el Calendario de la Iglesia universal”.

Otros santos canonizados por el Papa Francisco mediante esta fórmula son Angela de Foligno, canonizada el 11 de octubre de 2013; San Pedro Fabro, canonizado el 29 de noviembre de 2013; y San José de Anchieta, canonizado el 3 de abril de 2014.

El Beato Bartolomeu dos Mártires, nació en Lisboa, Portugal, el 3 de mayo de 1514 y falleció en la también localidad portuguesa de Viana do Castelo el 16 de julio de 1590. Pertenecía a la Orden de Predicadores Menores, dominicos, y fue Arzobispo de Braga.

Recibió el hábito dominico el 11 de noviembre de 1528 y realizó sus estudios filosóficos y teológicos en el monasterio de Lisboa. Después de enseñar en diferentes conventos de Lisboa, fue confirmado por el Papa Pablo IV como Arzobispo de Braga el 27 de enero de 1559 y ordenado Obispo el 3 de septiembre de ese mismo año.

Entre 1561 y 1563 participó en el Concilio de Trento. El 23 de febrero de 1582 renunció como Arzobispo de Braga y se recluyó en el convento dominico de Santa Cruz de Viana do Castelo, donde murió el 16 de julio de 1590 aclamado por el pueblo como el “Arzobispo Santo”.