Dios llora por nosotros cuando nos alejamos de él
Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.