Canadá: Plantean dar acceso a la eutanasia sin consentimiento informado

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 05 Dic. 19 (ACI Prensa).-
La ministra de Salud de Quebec (Canadá), Danielle McCann, anunció recientemente que la provincia abrirá una consulta para permitir la eutanasia a las personas que ya no están en condiciones de dar su consentimiento informado o que morirán de una enfermedad en un futuro más lejano.

Actualmente, Quebec permite la eutanasia para adultos con enfermedades terminales que padecen una condición incurable, enfrentan una muerte inminente y dan su consentimiento informado.

La ley en Quebec fue aprobada en 2014, y tomó efecto en diciembre de 2015.

Entre el 10 de diciembre de 2015 y el 31 de marzo de 2018, en la provincia 1.664 personas recurrieron a la eutanasia.

La ministra de salud de Quebec, Danielle McCann, anunció el 29 de noviembre la realización de una consulta sobre la ampliación de los criterios existentes. La expansión propuesta permitiría la eutanasia de personas con Alzheimer y otras afecciones degenerativas.

Véronique Hivon, miembro de la Asamblea Nacional de Quebec por el Pari Quebecois, participó en la conferencia de prensa del 29 de noviembre.

El periódico iPolitics señaló que Hivon “añadió que debería ser posible ampliar la opción de asistencia médica para morir para aquellos que no son aptos para tomar esa decisión, porque una tercera persona podría ser acusada al intentar cumplir con los deseos del paciente moribundo”.

La eutanasia y el suicidio asistido son federalmente legales en Canadá desde junio de 2016. La realización de las prácticas ha llevado a preguntas sobre la imprecisión de los requisitos del país, por parte de familiares de pacientes, defensores de las personas discapacitadas, grupos provida y bioéticos.

La posibilidad de acceso está restringido a adultos canadienses mentalmente competentes que tienen una enfermedad o discapacidad grave e irreversible. Si bien para ser elegible, un paciente no tiene que tener una afección mortal, si debe haber expresado de alguna manera que “espera morir en un futuro cercano”, que la muerte natural es “razonablemente previsible” en el futuro “no muy lejano”, o que está “acercándose a la muerte”.

El Ministerio de Salud canadiense también señaló que “debe ser mentalmente competente y capaz de tomar decisiones”, tanto “en el momento de su solicitud” como “inmediatamente antes de que se brinde asistencia médica para morir”.

El ministerio agregó que existen garantías para asegurar que quienes soliciten la eutanasia o el suicidio asistido “puedan tomar decisiones sobre su salud por sí mismos” y “soliciten el servicio por su propia voluntad”.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.