Arzobispado se pronuncia tras acusación contra sacerdote por tocamientos indebidos

Este artículo fue publicado originalmente en este sitio.

, 09 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El Arzobispado de Lima (Perú) informó que ha suspendido a un sacerdote acusado de tocamientos indebidos contra un joven en una parroquia de la capital peruana.

Así lo indicó un comunicado del Arzobispado con fecha 8 de noviembre tras la difusión de un informe de ATV en el que joven Joshua Manuel Alache Zapata, de 20 años de edad, denunciara que el sacerdote Luis Eduardo Ayala Falla “me hizo tocamientos indebidos, él me tocó las partes íntimas, me hizo caricias y yo salí huyendo de su parroquia”.

“Las mismas autoridades eclesiásticas son cómplices de esto. Tapan a los malos sacerdotes. Por más que el Papa pide que se sepa la verdad, nunca lo hacen”, dijo Alache quien indicó además que ha escrito sobre el tema al Arzobispado de Lima y a la Nunciatura Apostólica en Perú.

El joven dijo además que el sacerdote al que acusa “está acostumbrado a llamar a amenazar o a comprar con plata, y conmigo eso no lo va a hacer porque yo no le tengo miedo”.

El informe de ATV también muestra que el joven y su madre, que estuvo recluida en un penal durante seis años por un delito que cometió, sin precisar cuál era, serían blanco de amenazas de personas que estarían vinculadas al sacerdote.

Alache negó que él o su madre estén siendo manipulados para conseguir algún tipo de beneficio. “Ella no está detrás de esto”, dijo el joven.

En el informe también se observa a la periodista que ATV cuando llega a la parroquia Doce Apóstoles del distrito limeño de Chorrillos, donde el seminarista Alex Morón increpó a Alache.

“Eres un mentiroso. Lo estás extorsionando. Eso es totalmente mentira porque en la sacristía no está él solo ni el padre solo. Está la sacristana y estoy yo”, dijo Morón. “Pongo las manos al fuego por este sacerdote. Toda la gente de la parroquia también pone las manos al fuego”, agregó el seminarista.

Cuestionado por la periodista sobre las supuestas amenazas del entorno del sacerdote contra Alache y su madre, Morón preguntó: “¿Que fundamento tiene usted de que fue una persona de la parroquia y no un familiar de él (Alache) que llamó y haya creado esa voz?”. “Es una calumnia”, afirmó.

En su comunicado del 8 de noviembre, el Arzobispado de Lima señaló que “el Sr. Joshua Manuel Alache Zapata, quien se desempeñó como asistente de la Parroquia Doce Apóstoles de Chorrillos, en el mes de octubre de 2019 se acercó al Arzobispado de Lima para comunicar su versión sobre tocamientos indebidos que habría recibido por parte del sacerdote Luis Eduardo Ayala Falla, así como faltas que éste cometió a las leyes laborales”.

El Arzobispado indicó que tras escuchar al joven se procedió a una serie de acciones “mucho antes de la difusión de esta noticia”.

“En relación a la versión sobre tocamientos indebidos, se instruyó al presunto agraviado y a sus familiares para que recurran a las instancias judiciales (Poder Judicial y Fiscalía) y administrativas (Prefectura), a fin de denunciar el hecho a las autoridades correspondientes para ser investigado y, de ser responsable, sancionado”, señala el texto.

Mediante un decreto del arzobispado “se dio inmediato inicio al proceso canónico correspondiente conformando una Comisión AD HOC. A fin de contar con un proceso transparente y objetivo, se procedió a emitir el Decreto Arzobispal Nro. Canc. 204/Arz/06-11-19, a través del cual se suspendió al padre Luis Eduardo Ayala Falla del ejercicio de sus funciones como sacerdote mientras dure el proceso”.

“Con respecto a los derechos laborales del Sr. Alache, se procedió a realizar el pago de las remuneraciones y beneficios sociales correspondientes”, destacó el comunicado.

Asimismo, el Arzobispado manifestó su disposición a colaborar con la investigación civil y expresó, “en comunión con el Santo Padre Francisco” su condena a “los abusos sexuales y considera que debe haber una atención prioritaria y evangélica a las víctimas y que todas las denuncias deben investigarse y sancionarse”.

El Arzobispado de Lima también “expresa por ello que no encubre a ningún agresor y ha comenzado a generar protocolos de acción que aseguren la prevención, atención y reparación de las víctimas”, concluyó el comunicado.